La Importancia de un Fondo de Emergencia

Los momentos de crisis son los más difíciles y sin embargo son también de los cuales se aprende más. El problema de salud pública generado por el coronavirus ha tenido y tendrá en el futuro un impacto económico enorme. El hecho de que las personas no puedan salir de sus casas (por mandato legal o por decisión personal) implica que cientos de actividades también cesan, los restaurantes dejan de percibir recursos, igual que las salas de cine, la industria del turismo y el entretenimiento, y en consecuencia el transporte público, las aerolíneas, etc. y todas las derivadas de ellas, si la industria del turismo se ve afectada también se ven afectadas las personas que se encargan de hacer la limpieza de hoteles, porque la grande (y lejana) industria del turismo está relacionada con esas personas (no tan lejanas), usualmente de menores ingresos que se dedican a esta actividad.

Muy pocas empresas tienen el lujo de sentarse en montañas de efectivo (como pueden Apple o Google que reportan miles de millones de dólares en activos líquidos disponibles), e incluso las que lo están, estos fondos sólo representan una parte de sus costos operacionales. La mayoría de las empresa no tienen enormes fondos en efectivo y su actividad económica se basa en el flujo de caja, en distribuir el dinero proveniente de los ingresos hacia los gastos operacionales y el pago de deuda, así se mantienen a flote dia a dia y mes a mes. Cuando en una empresa de manera repentina se detiene el ingresos los despidos masivos de personal es una consecuencia natural, es decir, los costos operacionales deben reducirse de tal manera que no sobrepasen los ingresos. Esto, aunque natural, por supuesto, tiene grandes consecuencias debido a que las personas que se encuentran sin trabajo también dejan de consumir bienes y servicios que a la vez genera una reducción en el ingreso de otras empresas. Es un efecto en cascada.

Al detenerse los ingresos los deudores también empiezan a dejar de pagar las cuotas crediticias y la calidad de cartera empieza a disminuir lo que hace que las entidades financieras que proveen crédito también empiecen a aumentar las barreras para realizar préstamos, dificultando el acceso al crédito. Entonces no solo es un problema de falta de efectivo sino también de problemas de acceso al crédito.

Debido a esto es siempre importante contar con un fondo de emergencia, el cual permita continuar con la vida diaria por un tiempo a pesar de que la fuente principal de ingresos se pierda. Muchas personas hablan de tener 3 meses de los gastos mensuales, otras 6, y algunas sugieren hasta 1 año. Esto depende de cada caso individual, en particular, de cuanto tiempo se necesitaría para reemplazar la fuente de ingresos, en encontrar un nuevo empleo, en cambiar de actividad económica, etc. En general se recomienda que el fondo de emergencia sea generalmente efectivo o cuentas de ahorro/corrientes, no en inversiones, que como pueden haber visto reflejan bastante rápido la disminución en la actividad económica. En esta oportunidad hasta los fondos de renta fija se vieron afectados, presentando las primeras rentabilidades negativas en años de existencia.

Al afrontar dificultades económicas es necesario comunicarse con las entidades financieras con las cuales se tienen créditos y acordar un cambio en las condiciones de los mismos. Puede que no logre una reducción en la tasa de interés pero sí un aumento en el número de cuotas que permita alivianar la carga mensual por conceptos de pago de deuda. Las entidades financieras están interesadas en mantener una alta calidad crediticia (créditos que actualmente pueden ser pagados), para ellas no sirve tener cuotas mensuales altas que los deudores no pueden pagar. Si cuenta con un buen historial crediticio, no olvide solicitar una disminución en las tasas de interés, muchas veces las tasas de interés se mantienen altas porque los mismos consumidores desconocen de las tasas que se pagan y no solicitan reducciones a pesar de su buen historial crediticio.

Para concluir este comentario, es interesante ver cómo diferentes países responden de manera diferente al problema actual. Es muy sencillo decir “quédate en casa” cuando su actividad económica no depende del salir a buscar el sustento diario, es muy difícil “quedarse en casa” cuando ha sido despedido y necesita encontrar un nuevo empleo urgentemente, y también es bastante difícil pagar la nómina de una empresa cuando los ingresos han parado de fluir. Tampoco es una decisión inteligente parar totalmente todos los sectores económicos por un tiempo indefinido, si esto se hace el problema de salud pública puede terminar en una crisis económica y social con un impacto incluso mayor.

Abril 22 de 2020

Enlaces Relacionados

Comentarios

Agregue usted un comentario,

Nombre:

Dirección de correo electrónico:

URL:

Mensaje:



* La dirección de correo electrónico no será publicada.




This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.5 Colombia License.


I'm committed to the privacy of k-lab users. Each time you access content delivered by http://www.k-lab.tk/, information like referrer, anonymized IP (255.255.X.X), date, time and requested resources are sent to a Google Analytics. This is done in order to know user preferences to adapt our content for users needs and to detect failures in the website. However, respecting your decision we don't store any of this information if you have enabled Do Not Track option in your web browser (Preferences/Privacy/Tracking/Tell Websites I do not want to be tracked). Protect your privacy.